¡Contáctanos!

Nuestros Centros de Oración en América Latina y Estados Unidos ofrecen, a través de la línea telefónica y otros medios de comunicación, consejo y oración sobre temas relacionados con familia, drogas, dependencia, depresión y otras circunstancias particulares. Si deseas hablar con alguien o simplemente que oremos por ti, ¡Contáctanos!

Email

consejeria@cbnla.com

WhatsApp

+506 7211-5970

spacer fp

Unete por America

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

devo palabras“Manzana de oro con figuras de plata, es la palabra dicha como conviene.” Proverbios 25: 11 (RV60)

Esta comparación nos ilustra cómo las palabras son de gran importancia para nuestra vida y pueden causar un efecto positivo, no solo a los que nos escuchan sino a nosotros también.

El libro de Proverbios (18:21) nos hace meditar y a tener cuidado, para que examinemos muy bien lo que hablamos, cuando dice: “La muerte y la vida están en poder de la lengua y el que la ama comerá de sus frutos.”

De nuestra boca pueden salir palabras que edifican, que lleven consuelo, que bendigan; o palabras destructivas que hieren a los demás o que nos acarrean maldición. En el transcurso del día estamos escuchando o hablando muchas cosas, pero es importante que al hablar, nuestras palabras sean llenas de gracia, de verdad y, aunque sean de corrección o exhortación, deben ser dichas con amor y firmeza. Las palabras atraen los frutos de lo que decimos, sean para bien o para mal.

Jesús lo dijo: “Nada hay fuera del hombre que entre en él, que le pueda contaminar, pero lo que sale de él, eso es lo que contamina", Marcos 7:15, confirmándonos este texto, los resultados que nos podemos acarrear.

La Biblia nos muestra dos ejemplos:
La de una mujer llamada Abigail, que con sus palabras sabias y prudentes salvó su familia de una destrucción definitiva. 1 Samuel 25:24
Y el joven Absalón, que con sus palabras y hechos atrajo a su familia mucho dolor y causó hasta su propia muerte. 2 Samuel 15

En resumen, La palabra de Dios es la fuente de la sabiduría capaz de transformar y cambiar nuestra forma de hablar, siempre y cuando Jesús sea el Señor de nuestra vida.

Oración
Padre Celestial, dame sabiduría para que mis palabras atraigan bendición a mi vida y ayúdame a hacer los cambios necesarios para no atraer maldición. Lléname con tu Santo Espíritu y ayúdame a dar testimonio de tu poder. En el nombre de Jesús. Amén

Escrito por Angelina Gómez Corrales para CBN Latino